Páginas vistas en total

viernes, 23 de junio de 2017

IDEAL: SI HUELE MAL, PODRÍA ESTAR PODRIDO (21/6/2017)

SI  HUELE MAL, PODRÍA ESTAR PODRIDO

Por José Antonio Flores Vera

Hay quien afirma sin tapujos que el fútbol está podrido, en dura pugna con la podredumbre de la alta política. Y a pesar de ser algo que ya se intuía, dada la propia mecánica interna de los contratos millonarios y los personajes que entran en escena, poco o nada se podía aseverar que no fuera la mera sospecha o apreciación externa, dados los fastos que lo rodean. En ese sentido, las últimas actuaciones de la Agencia Tributaria y la Fiscalía, así como las diversas resoluciones de condena llevadas a cabo por algunos órganos judiciales, demuestran que eso que olía mal procedía de fuentes ciertas. La investigación seguida en este viaje corrupto está siendo muy similar al que se lleva a cabo en las tramas políticas y empresariales, que no es otra que la averiguación de pistas y movimientos económicos en paraísos fiscales, que seguimos preguntándonos por qué existen, cuando los grandes convenios internacionales suscritos por los países han sido capaces de erradicar aspectos complejos en materia de derecho penal económico cuando ha sido conveniente. Su desaparición pactada podría ser la solución a todos esos galimatías económicos y fiscales delictivos que traen de cabeza a un buen número de jueces de medio mundo.
            Por lo pronto, y mientras no se decida su eliminación, siguen siendo el refugio de las grandes fortunas corruptas del planeta, lugar de parada obligatoria de toda esa ingente cantidad de dinero de procedencia cierta o incierta que no es fácil ocultar bajo loseta alguna. Y, como no podía ser menos, a ese refugio económico se han arrimado las grandes fortunas de los ídolos futbolísticos que juegan en el fútbol patrio, porque no debemos olvidar que España sigue siendo un buen sitio para tejemanejes de este tipo, basta con emular los movimientos de políticos y empresarios con acreditada experiencia en este juego. Es más, es posible que hasta intercambien sus mismos agentes económicos, por llamarlos de una manera aséptica.

            Dicho esto, ¿está resultando sorpresivo que los jugadores más mediáticos de la liga española hayan sido condenados o estén a punto de serlo, así como algunos de sus dirigentes? En un plano intuitivo no debe serlo. Como decía, es algo que ya se barruntaba por muy lego que se esté en estas cosas. Quizá la sorpresa haya sido que los órganos judiciales y tributarios hayan decidido dar ese paso, en un país en el que el fútbol es alimento del pueblo y te la puedes ver con esa masa amorfa y enfervorecida que se indigna ante la persecución judicial de sus millonarios ídolos, pero no ante el estado general de corrupción que los alimenta y ampara. Y, claro, aquí ya entra en juego —lo sé, es una redundancia— una cuestión política de gran magnitud y expansivo calado, sobre todo cuando se trata de órganos administrativos que dependen directamente del gobierno, como es el caso de la Agencia Tributaria, que tan poco precisa estuvo con las cuentas de la hermana del Rey. Porque se plantea un serio dilema: si se fiscalizan y controlan las cuentas del fútbol y todo ese flujo de capital conocido o no, que acaba en las Islas Vírgenes u otros paraísos “terrenales”, podría llevar al efecto directo que la mejor liga del mundo —según los expertos— acabe adelgazando tanto que ya no sea posible reconocerla, tal y como ocurrió con la liga italiana en aquellos años de crisis, escándalos y fraudes. Y si eso llegara a ocurrir, el poder político deberá de estar preparado para reconducir toda esa furia masiva que, sin duda, se manifestará. Lo fácil siempre es dejar las cosas como están hasta que las tapas de las alcantarillas sean empujadas con fuerza por el lodo acumulado bajo ellas, algo que es propio de países más oscuros y, por supuesto, no asentados en una democracia real. Así que abierto ya el tarro de las esencias futboleras —de la misma manera que se ha abierto en parte el de la corrupción política—, no debería extrañarnos que el fútbol español de élite nos arroje en los próximos años más casos de corrupción de enorme trascendencia mediática. Así debe ser, sin lugar a duda. No solo para mayor credibilidad del país y sus instituciones sino por el propio bien del fútbol, deporte que surgió de materiales nobles y que en la actualidad está en entredicho por mor de las grandes y descontroladas sumas que se mueven en torno a él.          

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL ATROPELLO (RELATO NAVIDEÑO INCLUIDO EN CONVERSACIÓN EN LA TABERNA Y 41 RELATOS.

Había pasado tan sólo un año. Pero la percepción del paso del tiempo y de las cambiantes circunstancias no era acorde con ...