Páginas vistas en total

sábado, 4 de marzo de 2017

UN BONITO CUENTO INFANTIL

Resultado de imagen de dibujo españa sol y playa   Erase una vez un país muy soleado y con bonitas playas y monumentos en el que gobernaba un anciano rechoncho y de pequeña estatura. Este gobernante murió y en su lugar nombró a otro más alto, delgado y joven, pero que con el paso del tiempo también se hizo anciano. A este último lo llamaron rey. Al poco de gobernar, este hombre joven se reunió con otros poderosos del lugar y decidieron comprar una herramienta muy útil a la que llamaron democracia. Era una herramienta nueva en el reino y muy pocos la conocían. Hay quien cuenta que unos años antes de que gobernara ese anciano rechoncho se le vio por aquí, pero no gustó demasiado y fue devuelta cuando aún estaba en garantía. 
   La herramienta que compraron no era nueva, a pesar de que era cara y tuvieron que ir a buscarla a otros países de un lugar grande llamado Europa, los cuales ya la utilizaban con satisfacción. Los súbditos de ese bonito lugar de sol y playas hermosas daban botes de alegría al conocer esa noticia. Pensaban que todo lo que se había hecho mal durante el gobierno del anciano de baja estatura se arreglaría gracias a esta nueva herramienta Pero se ve que la que compraron estaba defectuosa porque al poco comenzó a funcionar muy mal. El hombre joven que fue elegido rey y que luego se convirtió en anciano hizo cosas malas, pero no se supìeron hasta que ya dejó de ser rey y los hombres poderosos -que hacían las leyes y tenían grandes bancos- de aquel bonito lugar juguetearon con esa herramienta a su antojo, a pesar de que cada día funcionaba peor. Los súbditos dijeron a voces en las calles y plazas que había que arreglar la herramienta o bien sustituirla por una nueva, pero los hombres poderosos no hicieron caso porque a ellos les funcionaba bien, dijeron. 
   Entonces, con el paso de los años, esa herramienta comenzó a hacer cosas extrañas y cada vez funcionaba peor, de manera que su mal funcionamiento contagió a todo el mundo y, de pronto, unos hombres que también eran muy poderosos y que hacían juicios a los hombres más malos del reino, comenzaron a comportarse de igual manera y en vez de encerrar en la cárcel a los malos y poderosos (que habían roto esa herramienta, que costó tanto al reino), los dejaban libres.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

NADA HAY ESCRITO SOBRE GUSTOS LITERARIOS

   Hace unos días acudí al FNAC del Centro Comercial Nevada de Granada, y a pesar de que no había apenas clientes porque era un día de sem...