Páginas vistas en total

lunes, 11 de abril de 2016

QUE NO SE TE VAYA LA OLLA CON LA EDICIÓN

Llevaba ya algún tiempo queriendo escribir algo sobre el asunto de la publicación de libros y, por ende, de las editoriales. Y quería hacerlo, no porque tenga una enorme experiencia, sino por haberme llamado la atención las dos últimas ofertas que he recibido de coedición, que he rechazado.
Soy de los que piensan que nadie debería de pagar por ver sus obras publicadas. Otra cosa muy distinta es que tenga una idea muy original, prácticamente impublicable -si se me admite el término-, o bien tenga interés en hacer una edición -autoedición- personal porque sí, sin más pretensiones.
Pero si ha trabajado bien en un libro y considera que es bueno y merece la pena, no creo que deba pagar por ello. En todo caso, buscar una editorial tradicional por pequeña que sea que esté dispuesta a asumir el producto. Porque ocurre que en este mundo de la edición, como en muchos otros en los que está de por medio la ilusión de la gente, hay mucha estafador suelto.
Normalmente las formas conocidas para editar son las siguientes: edición tradicional -la de toda la vida-, coedición y autoedición. Sinceramente, de las tres, las dos que me parecen más honestas son la tradicional y la autoedición. Y ahora explicaré por qué no la coedición, al menos como está concebida en nuestro país. 
Coeditar, en principio, no es mala idea si no hubiera engaño de por medio. La mayoría de las editoriales que dicen apostar por la coedición, lo que están haciendo es una autoedición encubierta con el agravante de que en este último caso el autor se lleva todos los beneficios -porque paga todo-, mientras que en la coedición, tan sólo se lleva una parte de los beneficios y si no abre los ojos, le pueden estar metiendo todo el coste de la edición. Para intentar ver este caso con claridad, me remitiré a dos ofertas -por llamarles de alguna forma- que he tenido. No diré el nombre de las editoriales porque no es eso lo más importante ahora. Por cierto, siempre dicen que han valorado la obra y que aceptan publicarla porque la consideran interesante, buena, extraordinaria o cualquier otro adjetivo que case bien con el ego del pobre escritor novel. En algunos casos responden a los quince o veinte días porque, en teoría, la están valorando o es posible que sea para que parezca que creas que la están valorando, pero en otros casos ten contestan a la hora, después de haber leído tan sólo veinte páginas, porque dicen bastarle con eso.   
En el primer caso aludido, me ofrecen la publicación de 200 libros, con todo incluido -incluso corrección-. Cien para mí y los otros cien a repartir por varias librerías y venta on-line. Nunca supe el precio porque no dí opción, pero sé que cobran entre 900 y 1000 €. Pongamos por caso que son 1000 €. Luego, cada libro costaría unos 5€, que seguramente es menos de lo que cuesta ponerlo en la calle. Vale, hasta ahí todo bien, pero me pregunto ¿cómo saber si esos 100 libros que ponen en las librerías, en realidad, los van a editar? Si no lo hacen -como les he escuchado a algún autor en otros casos-, el libro ya saldría por 10€, es decir, más o menos el coste de la edición. Por tanto, ya lo estás tú pagando todo. 
En el segundo caso sí me dan presupuesto. Me dicen que 'su equipo de especialistas ha valorado positivamente mi trabajo', que yo creo es una frase hecha. El presupuesto para 500 libros, con el IVA incluido es de 1664 €. Es decir, que sí editan, como dicen, los 500 ejemplares, cada uno saldría a 3.33 €, con todos los gastos que conlleva el libro, incluida la corrección y la distribución -que sabemos es un sabotaje-. O sea, que es creíble que en este caso haya coedición. Ahora bien, como ocurre con el primer caso, es posible que no editen los 500 ejemplares -de los cuales más o menos la mitad distribuyen, me dicen, a todas las librerías con las que trabajan, principalmente de mi zona,-. Luego, si sólo editan los 200 que a mí me corresponden, cada libro saldría a : 8.32 €, que es posible tampoco sea un precio alto, pero que se podría decir que prácticamente acabarías tu pagando toda la edición. 
Lo planteo como me lo han planteado. En ambos casos, sostienen que no lo publican todo, pero en mi honesta opinión, considero que lo publican casi todo, excepto lo que ni se pueda leer, ya que se trata de un negocio. A lo que adolezca de defectos lingüísticos serios y errores importantes, les harán una pasada y ya está, sin valorar la calidad literaria o proyección comercial, que es lo que hacen las editoriales tradicionales. 
Resultado de imagen de autoedición de librosPor tanto, amigos escritores noveles, que no se os vaya la olla por publicar. Porque nos creemos que lo que hemos escrito es lo máximo, lo mejor que se ha escrito y hemos  de tener los pies en la tierra, porque no es así, y aunque lo sea, no es lo que importa a una editorial que lo único que quiere es tu dinero. Que no penséis que porque en las redes sociales tenéis un montón de amigos y las presentaciones que habéis hecho han contando con presencia (de amigos, conocidos y familia), ya tenemos todo el camino recorrido. Nada de eso.  Que sepáis en todo caso cuál es vuestro sitio en este mundo. Admitir que llegareis con vuestro libro a amigos, conocidos, familia y, es posible, que alguien anónimo que le interesa el libro en sí. Pero nada más. Luego, para qué queréis 200 ejemplares, si es posible que en la presentación no se vendan más de 50. Y para qué queréis que anden por ahí repartidos -en el mejor de los casos- otros doscientos, cuando los libreros los quietan del escaparate o de las estanterías cuando se de la vuelta el distribuidor. Tienen poco espacio y ese poco espacio lo reservan para escritores superventas, que ya sabemos todos quienes son. 
¿Que es posible que deis -demos- el golpe algún día con alguna obra? No lo descarto. Pero para eso hay que pasar por el filtro de entrar en algún sello importante con verdadera distribución y presencia mediática en todas partes y esos sellos nunca editan a autores desconocidos o que acudan sin agente -también reconocido-. O sea, que hay que seguir escribiendo sin perder el norte. Seguir escribiendo como pasión personal y luego si la cosa que estamos escribiendo sale bien optar por una autoedición digna y no demasiado cara, pero pensando solamente en los conocidos, amigos y familia. 
En mi caso particular, el libro al que me refiero, que no es una novela ni nada que se parezca, se iba a publicar con una supuesta editorial tradicional y tras firmar el contrato -que era tradicional en todas sus cláusulas- una mala corazonada me guió hacia la solicitud de la anulación del mismo, básicamente, porque no vi signos positivos. Es posible que haya sido un error por mi parte -creo que no-, pero es lo que vi. Finalmente, lo publicará una editorial tradicional, si la cosa no se tuerce, con una tirada corta a la espera que vaya bien y siga habiendo tiradas posteriores. Pero sin coste para mí. Sé que a pesar de ser una editorial tradicional no estará en todas las librerías que quisiéramos, pero eso tampoco me preocupa mucho, porque de estarlo tampoco iba a estar la vista mucho tiempo. Así que la única forma de que funcione -y eso vale para todas las formas de edición- es comprometiéndote con tu producto, es decir, promocionarlo lo mejor que puedas. Pero al menos, a través de la edición tradicional, no tendrás que asumir un riesgo económico, que en muchos casos es muy importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...