Páginas vistas en total

sábado, 14 de noviembre de 2015

ES HORA DE QUE EUROPA Y OCCIDENTE DESPIERTEN

Tras los atentados de París en la noche del 13-N, el autodenominado estado islámico reivindica no ya estos atentados sino una supuesta declaración de guerra. En términos de Derecho Internacional si un estado le declara la guerra a otro, podríamos estar refiriéndonos al inicio de una guerra a gran escala; y sería ahora el momento de preguntarse qué es el denominado -o autodenominado- Estado Islámico (lo pongo con mayúsculas, aunque no debiera por lo que ahora explicaré). De acuerdo con la teoría política y del estado, un estado para considerarse como tal debe de contar con tres ingredientes: territorio, población y organización. Por tanto, no es posible hablar aquí de un estado propiamente dicho, como lo es, por ejemplo, Francia. En todo caso, se podría estar hablando de un propósito de futuro. Y si ese propósito futuro se cumpliera, estaríamos refiriéndonos a un estado terrorista. Por tanto, aquí de lo que se trata no es de otra cosa que de terrorismo en estado puro perpetrado por individuos radicales que, obviamente, cuenta con apoyos importantes.
No sé -porque no soy un experto en el tema- si el desencadenaNte de todo esto fue la invasión de Irak, pero lo que si está claro es que desde ese momento ha habido atentados en Nueva York, España, Londres y, ahora París. Y no serán los últimos, en mi opinión. Estados Unidos, con el apoyo logístico de Gran Bretaña y un puñado de países menores más y el ridículo apoyo moral del monigote que en ese momento nos gobernaba, la cagó de manera estrepitosa eliminado a un dictadorzuelo que tenía una única virtud: controlar el radicalismo islámico. No lo hacía por complacer a Occidente, nada de eso, sino por seguir siendo el hombre fuerte del Partido Baaz Árabe Socialista, que era el partido único que gobernaba Irak. Sadam Husein, de esa manera controlaba el empuje islámico, igual que lo hacían otros, como es el caso de Mubarak en Egipto. Desaparecidos éstos, todo ese control ya parece inexistente.
Sin embargo, en un asunto tan complejo, ese no fue el único desencadenante importante. Lo es también el enorme error que están cometiendo los países occidentales; y ese error no es otro que la pusilanimidad con que se están afrontando por parte de los países europeos y el resto de los occidentales todo este asunto. Muchas voces expertas llevan tiempo advirtiendo que la política de apertura de puertas de manera tan espléndida al Islam es suicida. Y los hechos lo demuestran, porque las grandes masacres perpetradas en países occidentales desde el año 2001 hasta nuestros días las llevan a cabo fanáticos musulmanes asentados en nuestros países que, además, entran y salen de nuestros países como les sale de sus gónadas, sin control alguno. Gente que crece al amparo de nuestro sistema, pero que al mismo tiempo odian a muerte al sistema en sí. ¿Guerras de religión? No lo creo. Éstas ya tuvieron su momento. De lo que se trata ahora es de otra cosa, que deberán analizar los expertos.
Ocurre que en nuestros países lo políticamente correcto impide ver las cosas con objetividad. Pero yo me mojaré sin problema alguno: discrepo rotundamente de las políticas de puertas abiertas llevadas a cabo por los países europeos en cuanto a la recepción de población musulmana. Básicamente por un aspecto que, desde nuestras democracias no vemos pero que los musulmanes en su inmensa mayoría si advierten: la exclusión y la eliminación. Los países demócratas, alejados de tabús religiosos y fomentados en la igualdad, no entienden que nadie deba ser excluido por cuestiones de religión, sexo, opinión o ideología. En esos valores se fomenta la democracia. Sin embargo, una gran mayoría de población musulmana que vive entre nosotros en Europa no lo ve así. Consideran como válido seguir viviendo en y de nuestro sistema -principalmente por los activos económicos y sociales- pero al mismo tiempo no desean desprenderse de sus creencias, las cuales son totalmente contrarias a las que inspiran nuestras democracias. Ese es el verdadero problema. No ignoro que cada vez son más los musulmanes que valoran vivir en democracia y se alejan de sus creencias medievales, pero me temo que la mayoría no ha dado, y lo que es peor, no va a dar ese paso jamás. Y de ahí a la radicalización sólo hay un paso.
Europa, principalmente, debe de abrir los ojos a lo que se avecina. Se están dando muchas facilidades al terror. Porque de no existir estas políticas tan expansivas sería muy difícil que nadie de fuera -que no sea un estado organizado- pueda entrar en la cocina de nuestras propias casas y cargarse a quien les de la gana con subfusil o bombas en manos, mientras gritan eso de que: Alá es grande... Porque, cómo le explicas a las familias de las víctimas de Nueva York, Londres, Madrid o París que lo que están pretendiendo los países europeos es utilizar el Estado de Derecho y la democracia mientras que salvajes fanáticos y medievales que viven entre nosotros aprovechándose de nuestro sistema social y democrático, nos matan como a cucarachas y, lo que es aún peor, nos meten el miedo en el cuerpo hasta el punto que supone un riesgo sentarse a tomar una cerveza en una terraza de cualquier país europeo o asistir a un concierto en una sala de fiestas.
A ver si despiertan de una puta vez los líderes europeos y occidentales y comprenden lo que ya se nos ha venido encima.

6 comentarios:

  1. Estimado amigo mi opinión respecto a tu fabuloso artículo es la de felicitarte, debería de caer en manos de alguien que tuviera el poder suficiente de hacer algo y actuar ya. Sabes que yo soy algo brusco en mi manera de escribir y de hablar pero te puedo decir que todo empezó a moldearse desde que fue derrocado el Sha de Persia y se alzó con el poder Ruhollah Jomeini.
    Muamar el Gadafi, Sadan Husein y Bashar al-Asad tenían controlado a todos estos energúmenos. Veíamos entonces inmolaciones en Israel y era como si eso no fuera con nosotros, ahora Europa debería de pedir consejo a los israelitas en su forma de controlar a estos peligrosos terroristas asesinos que matan inventando a un dios por ellos, pues tal dios no existe, ningún dios quiere la muerte de personas inocentes.
    No me voy a repetir con lo que escribes tan inteligentemente, pero debemos de abandonar la idea de que somos racista, porque no lo somos, pero a todo musulmán, van a pagar justos por pecadores, deben de tenerlos con un control exhaustivo, por nuestra supervivencia.
    Hace una treintena de años, haciendo un trabajo a un cliente, me dijo que musulmanes están entrando poquito a poco, sin hacer ruido, pero con la misión (no andaba muy equivocado) es la de conquistar Andalus, que la consideran suya.
    En mi juventud de entonces me hizo gracia, pues no había tantos musulmanes como ahora, pero siempre se me quedo aquel comentario de viejo.
    Un abrazo Paco Montoro

    ResponderEliminar
  2. Creo que es un poco tarde para darse cuenta del problema gravísimo que supone la inmigración -invasión que llevamos padeciendo en Europa desde hace treinta años. Las izquierdas por acción, con su progresía y buenísimo barato y la derecha cagona y acomplejada por omisión, son los responsables de la situación en la que nos hayamos. Si le sumamos un pueblo aborregado y adoctrinado en el buenismo y en no disentir de los mantras oficiales , salen las cuentas.
    Como causas externas la aberración de eliminar a los dictadores de Irak, libia, ahora van a por el sirio, ect. promoviendo esa chorrada denominada primaveras árabes, encabezadas por los yanquis-judios y seguida por los dirigentes europeos

    ResponderEliminar
  3. Lo triste es que decir todo esto, cuando había que decirlo, era poco menos que ser facha. Como odio llevar razón en lo que pensaba hace diez o quince años. Supongo que te ocurrirá igual. Por cierto, bienvenido.

    ResponderEliminar
  4. Bien hallado. Facha, fascista ect es lo menos que te decían y te siguen diciendo si te opones o disientes al welcome refugees. El gran hermano usando sus "conceptos paralizantes" para desarmar a cualquiera que ose disentir lo más mínimo de la postura oficial.
    Y el pueblo soberano, de black friday, furgol, t5 y halloween... tenemos lo que nos merecemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Alfredo. Razón no te falta. Siempre me ha sorprendido la ligereza con ese Welcome... Será que somos más manipulables de lo que creemos. Además, en el asunto de los refugiados hay mucho que decir. Pocos saben que se trata de una acción llevada a cabo en las altas esferas con un fin muy oscuro para el futuro de Europa...Ser progresista o de derechas nada tienen que ver con el sentido común, pero aquí seguimos quemando a la gente en las hogueras, aunque sea metafóricamente hablando.

      Eliminar
    2. http://gaceta.es/noticias/orban-hoy-europa-prohibido-decir-19032016-1913

      aunque no soy lector ni seguidor de un medio derechoide como la Gaceta, creo que este artículo no tiene desperdicio y viene al caso que nos trae y que tanto molesta a los buenistas y a los poderes ocultos que manejan el cotarro.

      Eliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...