Páginas vistas en total

miércoles, 25 de febrero de 2015

EL LIBRO (ARTÍCULO IDEAL 25/2/2015)

No descubro nada si afirmo que nos encontramos en unos momentos muy críticos en torno al mundo del libro y todo parece conspirar en contra, pero el libro físico, el libro en papel, siempre tendrá su sitio. En algunas ocasiones se encontrará más cómodo que en otras, pero su lugar ya lo tiene asegurado desde que se inventó la imprenta. Otra cuestión muy distinta es preguntarse sobre qué tipo de libro perdurará en el futuro.
           Qué duda cabe que son momentos difíciles los actuales a pesar de que el libro tenga ganado su sitio desde hace siglos. La irrupción de los libros electrónicos, la irrupción de las redes sociales e Internet, que resta tiempo a la concentrada tarea de leer, los bajos índices de lectura, debido a motivos complejos que van desde el caótico sistema educativo hasta la creciente frivolización que inspiran los medios de comunicación, con la televisión a la cabeza: programas basura a todas horas, vida y milagros de estrellas deportivas o musicales por doquier, el permanente mensaje hacia los más jóvenes -y hacia los no tan jóvenes- sobre la importancia del éxito, el dinero y el glamour a toda costa; el también permanente mensaje del mercado sobre el camino hacia el éxito por la vía fácil..., todo conspira contra la lectura, que es un ejercicio de calidad humana -quizá uno de los de más calidad humana-, de desarrollo personal, de felicidad y de placer que, eso sí, exige un hábito y un esfuerzo que cada vez menos personas están dispuestas a asumir.
          Qué duda cabe que existen muchos libros que son exitosos, pero no nos engañemos. Si miramos los datos comprobaremos que muy pocos tienen un contenido literario y culto. La mayoría son libros escritos por personajes mediáticos que salen en televisión y en las revistas del corazón. Personas que no tienen mucho qué decir, pero por el hecho de ser muy famosos, todo lo que tocan se convierte en oro, como si de nuevos reyes Midas modernos se trataran. Dará lo mismo que escriban -o le escriban- un libro, anuncien un coche o, sencillamente, pongan de moda un tipo de peinado, todo lo que hagan tendrá un éxito absoluto al instante. Pongamos por ejemplo hipotético que el futbolista Cristiano Ronaldo mañana publica una pretendida novela histórica, negra, de misterio, contemporánea o del género que le plazca, pónganse a temblar, entonces, Arturo Pérez-Reverte o Javier Marías. Ronaldo les superaría en ventas, sin que tenga importancia que la novela tenga calidad o no la tenga. Lo importante es que la haya escrito el personaje, no el autor. Y luchar contra eso es casi imposible porque el individuo es soberano en sus decisiones y dueño de su dinero. Para que eso no fuera posible, tendríamos que contar con una sociedad con otros valores, pues convencido estoy de que el destino de los pueblos no lo marca el sustrato de las ideas sino el de los hechos, el día a día. 
          Que eso sea así puede ser dramático para muchas personas, amantes de los buenos libros, y se sientan decepcionadas en el plano  intelectual, pero no para otras. De hecho, los mercaderes de los libros, esas editoriales gigantes, controladas por grandes corporaciones o fondos de inversión, no albergarán demasiado sentimiento de drama si su balance de resultados sigue siendo excelente. No dudarán un minuto en lanzar al mercado enormes ediciones del último libro de un cocinero famoso o de las cortas memorias de Leo Messi (al que no hay que negarle su calidad como jugador de fútbol) si saben que harán más caja. Es más, detendrán la maquinaria de la imprenta del último libro del mismísimo Vargas Llosa si consideraran que otro libro de un personaje del papel cuché tendrá más ventas y no puede esperar ante la demanda del mercado.
          Eso provocará que cada vez serán menos las personas que decidan dedicar años de su vida a escribir una buena obra literaria. Pondrán en un lado de la balanza el tiempo invertido y en el otro los resultados obtenidos y no habrá color. Por tanto, con el tiempo, es posible que nos veamos impedidos de poder leer libros dignos, pero así es el mercado. Y si no existe una completa política cultural destinada a que los buenos libros no desaparezcan, poco se podrá hacer. Por desgracia, los actuales gobiernos -y no sólo los españoles- cada vez están más constreñidos por los intereses económicos de las grandes corporaciones y ya poco les interesa promover una política cultural que esté destinada al fomento del buen libro y de la lectura.    

          

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

NADA HAY ESCRITO SOBRE GUSTOS LITERARIOS

   Hace unos días acudí al FNAC del Centro Comercial Nevada de Granada, y a pesar de que no había apenas clientes porque era un día de sem...