Páginas vistas en total

jueves, 9 de octubre de 2014

HALLADA LA EXPLICACIÓN DE LA CONTINUIDAD DE LAS MONARQUÍAS

Es paradójico. La distraída lectura de un folleto sobre las bondades de la jalea real me dio la clave de cómo funciona el mundo. O al menos, cómo funcionan las relaciones de poder y de explotación, tan antiguas como la existencia de la mismísima humanidad.
Y me dio una explicación mucho más acertada que los libros que he leído y estudiado acerca de la teoría política y del estado. Pero sobre todo, este folleto me explicó con claridad y sencillez la existencia y continuidad de las monarquías. Veamos.  
'La jalea real -rezaba el folleto- es una sustancia natural producida por las abejas obreras y destinada a alimentar a sus larvas y a la abeja reina, que se alimenta únicamente de ésta durante toda su vida. Pese al desgaste de poner unos 3000 huevos al día, la abeja reina tiene una vida media de 5 años, mientras que las abejas obreras sólo viven unos 45 días'. 
Al leer esto, me dije: He ahí la explicación de la existencia de las monarquías (la abeja reina); y he ahí la razón fundamental de la perviviencia y continuidad de éstas a costa de la explotación del pueblo obrero, sus súbditos. (las abejas obreras). 
Todo encajaba. Parecía que el tratado teórico monárquico estaba sacado literalmente de la vida de estos insectos. Para más coincidencia, la abeja reina pone al día 3000 huevos, asegurando así la continuidad de sus privilegios y perpetración de su especie hasta el final de los tiempos. Está claro que una princesa o una reina pertenecientes al género humano no tiene 3000 hijos al día -porque no pueden-, pero sí que se esmeran en tener la máxima descendencia para asegurar el privilegio, la especie y la explotación. Total, si las larvas las alimentan las abejas obreras, ¿qué le cuesta?  
Y para colmo, la que se adjudica la fama y el mérito de la producción de la jalea real es la abeja reina, ignorándose en todo momento que esa sustancia nutricionalmente tan potente se debe al arduo trabajo de las abeja obreras, que debido a ese desgaste y explotación tan descomunal sobreviven tan sólo 45 días, sin calidad de vida alguna, mientras que la noble jefa lo hace tan ricamente a lo largo y ancho de 1825. Y con una calidad de vida que te cagas.          
¿Nos es familiar ésto?

Por José Antonio Flores Vera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

NADA HAY ESCRITO SOBRE GUSTOS LITERARIOS

   Hace unos días acudí al FNAC del Centro Comercial Nevada de Granada, y a pesar de que no había apenas clientes porque era un día de sem...