Páginas vistas en total

martes, 10 de diciembre de 2013

ENJUAGUE DE LA MEMORIA

     Todo permanece, pero todo cambia.
     No sé por qué me asaltó esa frase mientras corría por las ignotas tierras que conducen a la comarca granadina de los Montes Orientales, en la que los ríos de cauce amplio y pobre caudal rompen los campos de olivos y pedregales. 
   Conozco esa zona. Conozco esos pueblos, en los que parece que el tiempo se haya detenido. Es tan franca la presencia inmemorial de esas tierras que perturban los sentidos.        Algo que no parece cambiar no puede ser otra cosa que extraño.
    Porque raro te sientes corriendo por allí, a pesar de la moderada frecuencia.  Porque, ya digo, extraño es el terreno. Solitario y como perdido en un lugar remoto. 
    Al pasar por una cabecera del río Velillos, en el lugar en el que se construyó hace mucho tiempo una media luna, recordé que no lejos, hace ya mucho tiempo, enterré a mi perro. Era mi amigo fiel y quise que sus restos acabaran en un lugar en el que él parecía corretear a gusto. Y recordé también que allí siempre hubo un olivo. Actualmente no sé si éste está ya o no, porque no recuerdo el sitio exacto, pero nada parece haber cambiado. 
    Recuerdo también que el capricho del destino dispusiera que cuando me disponía a cavar, torpemente, un hoyo con una ajada pala que me prestó un vecino, aparecieron por aquellos lares -venían de correr- mi amigo Paco y su hermano Antonio, a los cuales les extrañó ver por allí mi coche, aparcado en el borde de la carretera. Reconozco que aquello me supuso un alivio, no sólo por la ayuda física que ambos dispensaron sino también por la espiritual (enterrar a un amigo siempre es duro).
     Un poco más adelante, está el Cortijo de las Dos Hermanas (¿O las Tres Hermanas?). Es un cortijo que siempre me ha gustado. Posee un amplio espacio de terreno y una bonita casa, en la que se celebraban retiradas Nochebuenas, según siempre me ha contado mi amigo Manolo 'El Lobo'. Nunca fui a ninguna, pero siempre quise ir. Pero ya es tarde para ello porque he perdido el contacto con quien sí las frecuentaba, y quizá aún frecuente.
    Un poco más adelante está Búcor, de recuerdo familiar tan próximo. Fue allí donde mi amigo Emilio y yo disfrutamos de una plácida noche de romería, en pleno agosto, sumergidos en abrevadero de mulos, imaginándonos nosotros que se trataba de una piscina. Tuvo culpa el alcohol, pero también nuestra inestables jóvenes cabezas. Una aventura casi nos mete en un problema legal, pero eso es otra historia. Y ya, en breve, aparecerá el famoso Cortijo de Enmedio, famoso por los experimentos de explotación agraria que allí se llevaron a cabo. 
   A partir de ese momento, ya en pleno municipio de Moclín, a lo lejos y misteriosos aparecerán dos pequeños pueblos: Tiena y Olivares. El primero no es fácil atisbarlo porque se encuentra refugiado en la falda de una hermosa sierra y hay que acceder a él a través de una pronunciada cuesta. Pero el segundo es visible ya en algunas curvas. Anclado y misterioso en un lugar de nadie, tiene un aspecto coqueto. Partido en dos por el río Velillos y coronado por la sierra, en cuya altura se asienta el pueblo de Moclín, que da nombre al municipio. Pueblos históricos y remotos, de gran atractivo para distintas civilizaciones, que en ellos dejaron su impronta. No en vano, el Castillo de Moclín, es junto a la Alhambra y el Castillo de la Mota de Alcalá la Real, una de las fortalezas nazaríes más importantes de aquel fastuoso Reino de Granada.
    No son más de diez kilómetros los recorridos, pero pareciera que son el doble. Toca volver. Beber agua en la generosa fuente de Olivares y volver por la misma carretera. 
    Un enjuague de la memoria muy conveniente el vivido el pasado sábado, durante una deportiva mediodía otoñal dotada de una luz clarísima.                   

2 comentarios:

  1. Dilecto amigo José Antonio, leerte me reconforta el alma. Que duro tuvo que ser enterrar a un amigo, aunque yo diría a tú mejor amigo si me lo permite. Correr, literatura y naturaleza van cogido de la mano en tus escritos, tres pilares importante en mi vida. Un fuerte abrazo de tu viejo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Paco, qué importante es la memoria. Estar siempre en los caminos nos hace ver las cosas de otra forma. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...