Páginas vistas en total

domingo, 27 de octubre de 2013

LA BELLEZA CONVULSIVA (IDEAL 27/10/2013)



Como ya había comentado en una entrada anterior, esta fotografía que hice de Plaza Nueva con la Torre de La Vela al fondo mi inspiró un artículo en el que comencé a trabajar en seguida y que quería denominar 'La belleza convulsiva'. 

Este artículo ha sido publicado por el diario Ideal este último domingo. Os dejo con él por si tuvisteis ocasión de leerlo en prensa o, sencillamente, no llega Ideal desde el lugar en el que me seguís: 


LA BELLEZA CONVULSIVA  





         Cuando el peatón llega al final de la calle Elvira y dirige su mirada hacia la izquierda, se enfrenta con la anchura cegadora de Plaza Nueva y comprueba con estrépito de los sentidos que parece estar presidiéndola a lo lejos y en lo alto,  esbelta y sólida, la Torre de la Vela. No es una imagen a la que te acostumbres por mucho que la hayas visto porque determinadas obras arquitectónicas, aunque estén entre nosotros, en el mundo real, parecen sacadas del mundo onírico. Desconozco si los antiguos constructores de la Alhambra llegaron a ser conscientes de la perturbación sensorial que iban a provocar en generaciones futuras, pero si lo fueron, habría que agradecerles eternamente su proverbial visión, porque no demasiadas obras arquitectónicas en el mundo provocan ese estupor emocional y esa convulsión volcánica de los sentidos.
            Y si el peatón que llega hasta Plaza Nueva lo hace por primera vez, poca o ninguna sensibilidad habrá de tener si lo que ve, cuando alza la vista, no le eleva el espíritu y lo transporta a lugares imaginados en los que sólo existe la belleza y los objetos nos tocan, más que ser tocados ellos por nosotros. Una suerte de vivencia de inusual significado emocional que ocurre pocas veces en la vida.
            Se dice que cuando Stendhal visitó Florencia se le disparó el ritmo cardiaco y esa alteración fisiológica -que más bien era sensorial- le indispuso hasta el punto de sentir vértigo, mareos, espasmos, temblores y palpitaciones; tal acumulación de obras arquitectónicas, escultóricas y pictóricas en tan poco espacio físico, en la capital de la Toscana, fueron demasiado para él, un alma sensible como demostró con su buena literatura. Su estupor fue tal que lo que penetraba por sus ojos y se transmitía al cerebro se iba convirtiendo en un elixir tan delicioso a la vez que venenoso que, nublándole los sentidos, se irradiaba hacia la vertiente fisiológica, hasta el punto de provocarle un problema de salud evidente. Porque alguien dotado de una sensibilidad desarrollada puede llegar a sentir que todo le da vueltas cuando se rodea de tanta belleza artística y así lo debió entender André Breton cuando escribió que 'la belleza será convulsiva o no será'.
            Algo muy similar produce esa visión de la Alhambra y su entorno en la mayoría de las personas. Recordemos en ese sentido las palabras del expresidente Bill Clinton cuando, zarandeado por la emoción del momento, expuso de manera espontánea la impresión que le produjo el monumento nazarí y su entorno desde el Mirador  de San Nicolás -probablemente la mejor imagen posible de la Alhambra-. La puesta de sol más bella del mundo, vino a decir ante luces y taquígrafos. Luego hubo de matizar sus palabras por la repercusión que tuvieron éstas en Estados Unidos e igualar ese bello atardecer, con el monumento nazarí en primer plano, al del Gran Cañón del Colorado, en Arizona, pero esa segunda opinión de vocación apaciguadora, quizá, ya perteneció al ámbito de lo políticamente correcto de cara a sus conciudadanos y su electorado. Realmente, no exageró el político norteamericano como no lo hacen los miles de visitantes foráneos que le emulan desde entonces.
            Porque hay determinadas obras arquitectónicas que nacen tocadas por una especie de magia y todo en ellas es especial: su ubicación, su construcción, su peculiar arquitectura, su diseño. Un estado de gracia inherente, al igual que ocurre con alguna que otra obra literaria, alguna que otra película, alguna que otra composición musical, alguna que otra escultura o alguna que otra pintura. Y la existencia de ese corto y exclusivo catálogo hace que la breve estancia en este hostil mundo se torne algo más agradable.         

5 comentarios:

  1. Recuerdo, como si fuera hoy, cuando el gran padre blanco, hijo, por otro lado, de la inmensa soledad del hombre (como dijera Allende), vino por estos lares pretendiendo, entre otras, igualar tales bellezas; ¡cuidado! no digo que aquello no sea bello, pero su belleza radica en mamá naturaleza, ¡vamos!, que, por una vez, no han podido comprarla con todo su dinero, estaba, está y siempre estará ahí, y el tiempo lo hará aún más hermoso, si cabe.
    Lo que sí me chocó, como a muchos, es que pretendiera comprar la Alhambra, llevársela piedra a piedra para ponerla en su triste país... pero... ¿hasta dónde vamos a llegar? No sé si iba con el entonces Alcalde o con el Pte. de la Junta, que se quedaron igual de perplejos sin reaccionar ante tamaña pretensión, si hubiese sido yo, lo hubiese mandado, del tirón, ¡a cagar!
    Los pobres piensan que su dinero puede comprar hasta lo inimaginable, llevan no sé cuantos siglos comprando historia a marchas forzadas, porque no tienen ninguna antigüedad, nosotros, viejo continente si y muy rica, y en eso ellos jamás de los jamaces podrán igualarnos... Anda y que se vayan a...
    Muy bueno tu artículo, me has hecho recordar mis pasos por esa Granada que me encanta...
    Algún día me gustaría que nos contaras historias del monte y que nos lo enseñes,...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Piedra a piedra? Algún día lo conseguirán; de hecho España ahora está en venta...

      Eliminar
    2. Espero que no... es muy posible, espero estar equivocado, que esta tierra si se vuelva un desierto de bases yankees, ya lo dijo Verne, el mismo que puso al hombre en un submarino, en un globo y hasta en la luna... pero espero que lo otro no

      Eliminar
  2. Sin duda una de las imágenes más hermosas de Granada. Subir esa Cuesta de Gomerez hacia la Alhambra y el Generalife por la mañana temprano, no tiene precio. Y si a la vuelta le añade s un cafe con tostadas en el Pilar del Toro, frente a la Real Chancilleria y la iglesia de Santa Ana...Que más se puede pedir?
    Pd. Te emplazo para vivirlo en directo. Un abrazo compae.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compae, en cuanto abra el Pilar del Toro, que ahora está en obras, hacemos el itinerario que propones, -previa subida corriendo por la Cuesta del Chapiz al Albaicín-. ¿Hace?

      Eliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

NADA HAY ESCRITO SOBRE GUSTOS LITERARIOS

   Hace unos días acudí al FNAC del Centro Comercial Nevada de Granada, y a pesar de que no había apenas clientes porque era un día de sem...