Páginas vistas en total

viernes, 26 de julio de 2013

CUANDO ACABA EL ENTRENAMIENTO...



 Es jueves y ya está anocheciendo en la pequeña villa de Caparacena. He acabado mi entrenamiento de olivo-trail de unos 14 kilómetros y cuando llego la bucólica villa ya ha iluminado su tenue alumbrado público. A lo lejos se dibuja el perfil negruzco de uno de los picachos más altos de la sierra que rodea Caparacena, perteneciente al escueto sistema montañoso de Sierra Elvira, lugar famoso por sus aguas termales antiquísimas y zona de influencia que fue de la antigua ciudad de Iliberri y, posteriormente, Medina Elvira. 
La brisa nocturna ya comienza a hacer su aparición mientras estiro y me cambio de atuendo. El silencio en ese momento es sobrecogedor. No se ve un alma, pero sé que en pocos minutos los vecinos y resientes del lugar comenzarán a sacar sus sillas y se sentarán en sus puertas para beberse el sano fresco que baja de la sierra. 
Justo debajo es posible imaginarse el sinpar río Cubillas, el principal afluente del Genil, que tras nacer en Sierra Arana, depositará sus breves aguas en el municipio de Fuente Vaqueros, muy cerca ya de el de Láchar. Ese río obligó a hacer dos interesantes puentes a dos civilizaciones importantes que poblaron esta zona: el puente romano de Iznalloz y el visigodo de Pinos Puente. 
Se trata, sin lugar a dudas, de un entorno recóndito y precioso; lugar de encuentro de muchas culturas antiguas y que sigue siendo fiel y respetuoso con su entorno. Es uno de los lugares fijos en mis entrenamientos.

4 comentarios:

  1. Desde Suances. Ayer con lluvia y 19 grados me hice 11 km por los acantilados que la rodean. Paisaje irreal. No hay mejor manera de impregnarse de un lugar que corriendo por el. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra leer este comentario porque en cierta ocasión también corrí por allí cerca, en Ubarco, y me encantó correr por esos acantilados a pesar del fuerte viento. Gracias por tu visita. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigo por retratarnos el lugar y describirno ese majestuoso momento.

    ResponderEliminar
  4. Un sincero y modesto intento de compartir todas las sensaciones, amigo mío. Ya sabes que el postentrenamiento es esencial. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...