Páginas vistas en total

miércoles, 5 de junio de 2013

LA CRISIS PRODUCE MONSTRUOS (IDEAL 4/6/2013)

Las crisis económicas jamás vienen solas. Toda una suerte de elementos las acompañan y muchos menesterosos y agoreros suelen sacar tajada, hacer caja o simplemente actuar como cenizos. Sobre todo este asunto versa el artículo que publico ayer en Ideal. Por si no pudisteis leerlo en papel, lo reproduzco a continuación.





LAS CRISIS PRODUCE MONSTRUOS

  Que la crisis económica genera monstruos lo sabemos. Al margen de teorías de la conspiración, que siempre surgen en periodos críticos, en estos tiempos de incertidumbre la decadencia económica se traslada a la moral con facilidad y de todas estas aguas pantanosas y nauseabundas surgen los que vengo en llamar mercaderes de la crisis.
            Éstos pululan por todas partes. Conectas el televisor y están ahí; conectas la radio mientras conduces y también están ahí; abres un periódico y cobran protagonismo en sus titulares. Y no se trata tan sólo de personajes o personajillos que ocupan cargos institucionales y corporativos importantes, que ésos ya sabemos más o menos quienes son. Se trata de otra nueva especie que de manera cínica ha comprendido que estando el personal contra la pared por la penuria económica, es un buen momento para mermar también su moral e, incluso, su ética.
            Suelen anunciar como si de una catástrofe antediluviana se tratara que no hay futuro y que nada tiene ya remedio, que de nada sirve crear ni formarse; que más vale claudicar y dar por cerradas todas las buenas opciones que pudieran surgir del alma humana y que la mejor forma de acabar con todo esto es entregando el testigo cuanto antes y, de camino (porque es lo que buscan en última instancia), atender a sus recomendaciones que de forma invariable contienen mensajes mercantilistas y lucrativos. Basta tan sólo con observar atentamente para descubrir que este tipo de personajes están por todas partes. Es más, por lo general, al tratarse de gente con nombre y fama forjada a base de aparecer en programas televisivos sensacionalistas suelen crear tendencias y sorprende ver el enorme seguimiento que tienen tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales. Venden mal llamados libros, escriben columnas en prensa, tienen programas propios en televisión o radio y se pavonean por todas partes escupiendo mensajes vacuos, simplificados y tremendistas. Y, lógicamente, toda esa parafernalia les hace cada vez más ricos a la vez que más depravados.
            Pero también la crisis crea otros especímenes a los que habría que encuadrar llanamente en el grupo de los cenizos. No persiguen aumentar su cuenta corriente pero disfrutan lanzando mensajes catastrofistas y sesgados, de manera que alrededor de ellos nada se crea ni renueva. Es su manera de autoafirmarse. No son famosos, pero deambulan a nuestro alrededor por doquier. Los tenemos cerca en todos los actos de nuestra vida cotidiana. Y, quizá, de toda esa galería de monstruos que está generando este periodo histórico son los más nocivos, ya que de los primeros es posible zafarse, sencillamente negándose a participar de sus paridas mediáticas, pero de los segundos no es tan fácil ya que conviven entre nosotros como si se tratara de seres camuflados de otros planetas, propios de una execrable película de ciencia ficción de los años cincuenta. Es más, alguno de ellos podríamos ser hasta nosotros mismos.

            Por tanto, no pensemos bajo ningún concepto que la crisis económica siempre viene sola y aislada. Al contrario, siempre suele llegar acompañada de otros elementos más aún nocivos y perniciosos.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EBOOK "TÚ PUEDES CORRER": INTRODUCCIÓN

INTRODUCCIÓN ¿Por qué este libro? Siempre suelo preguntarme por qué este libro en cada uno de los libros que he publicado. Y lo ha...