Páginas vistas en total

martes, 25 de junio de 2013

HACIENDA YA NO SOMOS TODOS

Hace unos días, recibimos una decepción colectiva. Todos pensábamos que había un órgano del estado que jamás se equivoca, pero resulta que ahora sí lo hace. 
Preocupado, me he puesto a repasar todas las declaraciones de la renta que tengo guardadas y compruebo que jamás Hacienda ha tenido una fisura. Es más, en una ocasión me pagaron un par de cursos que impartí a través de una factura -unas cantidades humildes- y Hacienda replicó inmediatamente que qué era eso. Cuando se lo expliqué me dejaron dormir porque comprobaron que de esa forma yo pagaba más impuestos que si me hubieran deducido el IRPF. Y como salí perdiendo, me dejaron en paz.
Pero no creáis, esa acción de Hacienda me ratificó aún más en la idea de que nada escapa a ese gran ojo fiscal y que por fin algo funciona correctamente en este corrupto país. Sentí cierto orgullo, pero eran otros tiempos, en los que uno era aún algo crédulo.
Pero ahora nos llega la noticia que no, que no era un órgano tan infalible como pensábamos, que se equivoca. Qué decepción.
Y, realmente, no me lo explico, porque ¿cómo es posible que no conozca ningún caso de haberse equivocado jamás en su contra cuando maneja dígitos de DNI de ocho cifras y sí lo hace cuando maneja dígitos de DNI de dos cifras? Otro tortuoso misterio que habrá que desvelar.
Por fin, tantos días de duda han llegado a su fin. Lo ha explicado el ministro de la cosa: no se ha equivocado Hacienda, han sido los registradores y notarios. Esos colectivos tan orgullosos y celosos de su trabajo. Tanto que sólo por tocar el pomo de sus despachos ya estaban abriendo la cartera. Pero eso sí, te explicaban el por qué y cómo de sus elevada factura: son los que elevan a público, los que exteriorizan tus posesiones y tus bienes, y eso hay que pagarlo. 
No voy a defender a ninguno de esos dos colectivos. Entre otras cosas porque no tengo amigos en ninguno y porque han sacado toda la tajada que han podido del sistema corrupto del ladrillo que ha presidido este país, pero pregunto ¿sacarán ese orgullo y esa suficiencia y hasta vanidad, en ocasiones, que atesoraban tras sus lujosas mesas de despacho, ahora que el ministro los han situado a los pies de los caballos? Habrá que esperar la respuesta en los próximos días (oye, Rajoy, que eres registrador de antigua profesión. Dale un toque  a tu  ministro, tío).
Realmente, no terminas de sorprendente si piensas en todo todo lo que aún está por ver y saber en este destrozado país. Sorprendidos ante la estulticia y la alta factura -casi infinita- que hay que seguir pagando para proteger a la casta política y esta monarquía caduca que cada vez es más un problema (siempre pensé que nunca fue una solución). Que incluso lo más sagrado que había, que no es otra cosa que la institución que atesora la redistribución de la riqueza también se hinqué de rodillas ante la tropa -¡vaya tropa!- borbónica. La misma institución que con valentía ha denunciado que el futbolista mejor pagado del mundo, Leo Messi, debe al fisco más de 4 millones de euros en impuestos; la misma que ha porfiado de manera asombrosa para que el astro argentino acabe pagando entre impuestos y multas más de diez millones de euros (es probable que pague catorce más en los próximos días o meses). Y  todo ese prestigio, tirado a la borda porque ahora resulta que alguien decente dentro de Hacienda ha denunciado con supuesta razón que la infanta ha vendido un buen número de fincas y que no ha cumplido con el fisco. 
Habrá que preguntarse -y eso da miedo hacerlo- que se estará ocultando para que se sacrifiquen, incluso, instituciones tan sagradas como es la misma Hacienda. Porque yo no me creo que Hacienda se haya equivocado.     

2 comentarios:

  1. Pues yo tampoco me lo creo. ¿cuándo acabarán de salir corruptos?¿seguiremos la ciudadanía impasible pase lo que pase?¿seguirá intocable la casa real?....tantas preguntas
    Un saludo J.Antonio
    Mª Dolores

    ResponderEliminar
  2. Qué tal Mª Dolores?
    En mi opinión, ocurre que la monarquía española se ha sentido tan protegida que les ha pillado desprevenidos esta ola de, digamos, transparencia, que tampoco es tal. Se han sentido fuertes para hacer todo los que le ha dado la gana, pero no han advertido que las cosas están cambiando y ahora el gobierno no sabe cómo tapar tanta corruptela por parte de sus miembros. Pero de ahí a cargarse las instituciones más sagradas del país para protegerlos va un trecho. De hecho, tal y como yo intuía los notarios y registradores se han puesto en pie de guerra y no asumen haber cometido los errores que el gobierno les adjudica. Algo va a cambiar en poco tiempo. Estoy seguro.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...