Páginas vistas en total

lunes, 20 de mayo de 2013

CINE: DJANGO DESENCADENADO (USA, 2012)

Comprendo perfectamente que el cine de Quentin Tarantino pueda gustar o no, porque no creo que sea un cine sujeto a especulaciones; lo tomas o lo dejas.
Yo pertenezco al primer grupo, es decir, al que le gusta su cine sin contemplaciones. Unas cosas más que otras, lógicamente, pero me confieso completamente entregado a su cine. 
Con él disfruto. Descubro cosas nuevas siempre y jamás deja de sorprenderme lo que este guionista, director y actor puede llegar a hacer; a cómo juega con el espectador en cada una de las escenas; a cómo tiñe de ironía y comedicidad el drama; al enfoque cínico que hace de la ficción (que en ocasiones no es más que una ironía incompleta de la realidad). 
Y con 'Django desencadenado' lo ha vuelto a hacer, es decir, ha vuelto a soltar la imaginación y a ofrecernos una enorme película de temática ya manida, pero que en sus manos y en su mente se torna en otra cosa distinta. Película larga, como todas las que hace, pero para nada aburrida; todo lo contrario. Un director que ama el cine -el a, el b, y el c, si es que existe- no puede ofrecer nada mediocre.
'Django desencadenado' lleva el sello Tarantino -¡vive Dios!- en sus genes y una de las muchas cosas que caracteriza ese sello es el manejo que hace de los actores. En Django es proverbial el uso que hace de todos ellos, pero en particular del camaleónico Christoph Waltz y del inexpresivo pero eficaz Jamie Foxx. Pero proverbiales son también las actuaciones de Leonardo Di Caprio, siempre tan eficaz y brillante y de Samuel L. Jackson, que en mi opinión es el más simbólico en esta película. Incluso ha tenido la honestidad y el detalle de hacer un homenaje a uno de los reyes del 'spaghetti western' que tanto adora: Franco Nero, el cual hace un 'cameo' (yo no le llamaría una interpretación en puridad) al principio de la cinta.
Otro aspecto siempre destacable en sus pelis: sus bandas sonoras, porque ¿quién se atreve a mezclar estilos tan distintos y hasta antagónicos en grandes producciones? En esta ocasión hasta el Hip-Hop tiene cabida en una película que -no olvidemos- aborda la esclavitud sureña previa a la guerra de Secesión norteamericana de finales del siglo XIX. Una película imprescindible tanto si se es seguidor de Tarantino como si no.         

2 comentarios:

  1. La estuve visionando ayer por la tarde con sus correspondientes gin tonic y me pareció excelente. Muchas gracias por la recomendación.
    Solo un pero, que al final ganan los negratas para que sea políticamente correcto....
    Alguna recomendación para esta tarde de relax?
    SaludoSS.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

NADA HAY ESCRITO SOBRE GUSTOS LITERARIOS

   Hace unos días acudí al FNAC del Centro Comercial Nevada de Granada, y a pesar de que no había apenas clientes porque era un día de sem...