Páginas vistas en total

miércoles, 13 de marzo de 2013

NUMANCIA, CIUDAD DE LOS ARÉVACOS

Este fin de semana acabé de leer 'Numancia', la extensa novela histórica del zaragozano José Luis Corral; había leído bastante sobre esta ciudad celtíbera y su lugar en la historia de la antigua Hispania, e incluso visité el lugar, pero gracias a la documentada novela de este buen autor he conseguido entender el mito de Numancia y lugar en la historia como símbolo de resistencia en pos de la preservación del orgullo y la libertad. 
Nos situamos en el año 133 a.C, cuando la pequeña y brava ciudad de los arévacos, fortificada en lo alto de un cerro y rodeada por tajos y cauces de ríos -entre ellos el Duero-, sucumbe a la perfecta máquina militar de 65.000 hombres capitaneados por Publio Cornelio Escipión, el único general  capaz de llevar a cabo la misión encomendada por el Senado romano. Pero no fue nada fácil, porque la primera potencia política y militar del mundo conocido comenzó a hostigar a la orgullosa ciudad veinte años antes, en el año 153 a.C, sucumbiendo siempre ante los aguerridos guerreros celtíberos, que es el nombre que utilizaba Roma para denominar a gran parte de las tribus hispanas que habitaban en nuestra piel de toro; obviamente, hacían una enorme simplificación, toda vez que la antigua Iberia estaba habitada por distintas etnias, todas ellas distintas entre sí, pero a la vez con el denominador común de proceder de territorios indoeuropeos.
Arévacos, turdetanos, carpetanos, belos, titos, vacceos, vascones, astures, lusitanos y un largo etcétera vivían y morían como podían en la piel de toro, hasta que dejaron de perder su entidad cuando la maquinaria usurpadora e invasora romana decidió que había que civilizar a toda esas mesnadas bárbaras. Y así fue. 
Quienes primeramente sucumbieron -¡qué casualidad!- fueron los turdetanos, pueblo que habitaba en un territorio que coincide en buena parte con lo que es hoy el territorio andaluz; posteriormente sucumbieron con cierta facilidad los carpetanos, territorio coincidente en gran parte con lo que hoy  día es Castilla- La Mancha. Pero encontraron muchos obstáculos y beligerancia los romanos en territorio arévaco y vacceo. Por contra, no sucumbieron astures o vascones, que contaban con una orografía privilegiada y que se convertía en su mejor escudo. 
Lógicamente, todas estas secuencias históricas hubieron de dejar una impronta importante a la configuración de lo que pocos años más tarde fue la Hispania Romana. 

Pero volviendo a Numancia y al libro de José Luis Corral. Decía, que su lectura me ha ayudado a conocer, gracias al manejo fiel de las fuentes del escritor, ese proceso histórico que transcurre entre los 153 a 133 a.C. Por lo general, la simplificación histórica nos ha acostumbrado a pensar que ese cerco de veinte años fue algo permanente y que las luchas fueron ininterrumpidas, pero nada más lejos de la verdad, ya que en ese largo periodo de tiempo, Roma atraviesa muchas vicisitudes dentro del régimen de la República. Se suceden cónsules -algunos de ellos de la plebe- y se suceden generales; surgen periodos de crisis políticas y económicas, que influyen mucho en la impronta invasora de esa maquinaria militar que era Roma. Lógicamente, antes como ahora, hacía falta un ejército bien entrenado y por tanto bien pagado, pero no siempre era posible mantenerlo. Por su parte, Numancia, no contaba con ejército profesional alguno y la unión entre pueblos de la celtibería era prácticamente inexistente; es más, muchos de ellos jamás habían tenido ningún tipo de contacto. Pero ocurre que en Numancia conocían el terreno como nadie y gracias a ello conseguían derrotar una y otra vez a la omnipotente Roma a través de las emboscadas y los ataques por sorpresa, porque sabían que ninguna posibilidad tenían en campo abierto ante un ejercito profesional, mucho más numeroso y mejor equipado. 


He de reconocer que desde siempre me ha parecido interesante el mito de Numancia, tanto o más que el mismo mito de la Hispania prerromana. Sin embargo, en Numancia se resume todo aquello que hay de desconocido y oscuro de ese momento histórico, del cual no hay excesivas fuentes (las pocas que hay son romanas: Estrabon y Tito Livio, principalmente)  y ha tenido que ser la arqueología la que poco a poco nos esté ofreciendo luces sobre la configuración de todos estos pueblos. 
Se de la particularidad, además, que gran parte de estas ciudades ibéricas desaparecieron y pocas de las actuales están construidas sobre el solar de aquellas. El ejemplo más claro está en la misma Numancia que pese a que se creyó durante un tiempo que sus ruinas se escondían en la actual Soria -e incluso Zamora-,  el arqueólogo e ingeniero español Eduardo Saavedra, consiguió situar su ubicación exacta, que se encuentra a nueve kilómetros de esta ciudad castellana, en Garray, siendo el conocido arqueólogo alemán Schulten quien supo situar con mucha precisión los distintos campamentos romanos que cercaron la ciudad, así como las empalizadas, fosos y demás construcciones militares que contribuyeron decisivamente a la victoria final de los romanos. 

Y hoy día, cuando han transcurrido más de dos milenios, uno intenta imaginarse el coraje, ardor y orgullo del pueblo numantino y no puede más que admirarse e, incluso, sentir tristeza ante ese verdadero elixir de libertad que mostraron, prefiriendo morir de hambre y frío o, sencillamente, acabar con sus propias vidas, antes de sucumbir ante quienes consideraban unos intrusos que nada le iban a aportar por muchas civilización, leyes y modernidad que pudieran aportarle. Esa es la grandeza de este pueblo y la que verdaderamente me subyuga. En sus meses finales, sabían que estaban sólos, que todos las ciudades próximas habían sucumbida a Roma, pero pese a todo, siguieron luchando hasta el final, conscientes de que la muerte era la mejor recompensa que les podía esperar. Lucharon como 'numantinos'.  
Y todo eso lo narra Corral de manera admirable.       

2 comentarios:

  1. estas invitado a visitarla cuando quieras...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Antuan, siempre me ha sobrecogido el mito 'Numancia'. Excelente caracterización, por cierto.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

CINE: `42' (USA, 2013)

Me gustan las películas de épica deportiva basadas en hechos reales. Intento buscarlas y verlas con interés. Películas que narran hechos ...