Páginas vistas en total

martes, 19 de marzo de 2013

CINE: EL LADRÓN DE PALABRAS (USA, 2012)

Ladrón de palabras es una forma muy poética -me sugiere el poema de Juan Ramón Jiménez, 'El ladrón del agua'- de denominar al plagio, un asunto que por su propia naturaleza carece de emulsión poética alguna. 
¿Pero qué puede hacer un escritor en ciernes con alma de escritor? Podría escribir una gran obra y es posible que la haya escrito -o al menos es eso lo que le dice alguna editorial-, pero de ahí a publicarla hay un abismo. Pero también podría abstenerse de escribir mal y se entiende que no va a llegar a ningún sitio. Pero quiere ser escritor y ha arriesgado mucho. Por tanto, no sabe qué hacer. Es pobre como las ratas y acaba aceptando un ridículo trabajo en una editorial, está recién casado y enamorado y, ya digo, por encima de todo quiere ser escritor. 
No busca plagiar pero lo acaba haciendo ¿Y cómo lo acaba haciendo? Me niego a responder a ello porque introduciría un 'spoiler' malvado y definitivo y acabaría destrozando la película. Algo así a cuando, en una ocasión, un familiar me dijo que no me contaría 'Gladiator', pero que el protagonista acababa muriendo en la arena del gran circo de Roma. En fin.
'El Ladrón de Palabras' hay que verla. Es más, yo aconsejaría que se viera sin lugar a dudas porque se pasa un buen rato; otra cosa muy distinta es que estemos ante una gran película, que eso es ya apreciación del espectador. 
A mí me ha parecido una buena película. Muy atrevida por esa técnica narrativa de explicar tres momentos distintos en el tiempo, sin duda, un riesgo para dos directores noveles, argucia ésta que en ocasiones podría confundir parcialmente al espectador, hasta el punto de no confundir en algún momento qué es la realidad y qué es lo relatado. 
Como muy destacable e interesante de esta película me ha parecido la epifanía por la que atraviesa el plagiador, porque hay que temer estómago para plagiar. Hay quien no lo tiene y le va muy bien, pero eso es ya otra historia. Sin embargo, está totalmente claro que quien siempre pierde es el plagiado: pierde la oportunidad de publicar algo que le hubiera solucionado la vida en lo material y en lo inmaterial, pero el destino tiene esas cosas. 
Correcta interpretación de Bradley Cooper y de Jeremy Irons en dos interpretaciones difíciles.        

2 comentarios:

  1. Felicidades!!
    Me la apunto para descargarla y verla. SaludoSS.

    ResponderEliminar
  2. Alfredo, ¿Felicidades por haber visto la película, por la crónica, por lo del plagio, por estar casi recuperado..? Es broma!! No soy muy dado a la hagiografía, pero gracias sinceras.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL ATROPELLO (RELATO NAVIDEÑO INCLUIDO EN CONVERSACIÓN EN LA TABERNA Y 41 RELATOS.

Había pasado tan sólo un año. Pero la percepción del paso del tiempo y de las cambiantes circunstancias no era acorde con ...