Páginas vistas en total

sábado, 1 de septiembre de 2012

MEDIA MARATÓN 1 DE SEPTIEMBRE

Foto del blog de José Manuel   http://josemanuelfv.blogspot.com.es
Le podríamos dar cualquier nombre, pero éste es muy idóneo. Es más, debería de institucionalizarlo. Un medio maratón distinto, que igual transcurre por hermosos caminos de la Vega de Granada, que atraviesa una pueblo en fiestas -Fuente Vaqueros- o que transcurre por la ribera del Río Geníl, cuyo enorme cauce apenas rebosa agua; o incluso, por algún trozo de carril bici entre Valderrubio y Fuente Vaqueros. Un medio maratón nada tumultuoso ni con una medición oficial, ni dotado de infraestructura alguna, ni coche escoba, ni Cruz Roja, ni Protección Civil, ni Policía Local- bueno, sí, los que controlaban el tráfico en las fiestas-, y mucho menos, Guarda Civil. Un medio maratón en el que el primero y el último es el mismo. No hay rivalidades, ni falta que hace. 
Tampoco había al final camiseta alguna de regalo -algo que ya es común a muchas pruebas del Circuito- ni puesto de cerveza gratuita (pero sí hubo cerveza, como se dirá más adelante). En fin, ya digo, un medio maratón muy especial, que comenzó a eso de las 9,30 horas de la mañana del 1 de septiembre -de ahí su nombre- y acabó 1 hora y 45 minutos más tarde -estaba bien medido-. Un medio maratón en el que, sin agobios,  permitía parar en cualquier momento para hidratarte del isotónico que portaba la correa de hidratación, sin que luego tuvieras la necesidad de remontar puestos o, igualmente, te permitía parar a hacer una necesidad fisiológica líquida o refrescarte en la fuente de Fuente Vaqueros -valga la redundancia-. Un medio maratón que puedes hacer en cualquier momento, siempre que la forma física te lo permita, sin necesidad que se cumpla el plazo de inscripción. Además, es gratuito.

LA CASETA
Pero contó con un serio inconveniente: esas fresquísimos cantinas de feria clásicas, adornadas a la antigua usanza con cañas de río y farolillos de papel, que presagiaban que allí servía cerveza helada que el único participante de este medio maratón observó a su paso por Fuente Vaqueros, cuando aún le quedaban más de 9 kilómetros. Un duro azote a la voluntad. Pero hechos éstos, como si de un antojo se tratara, y una vez refrescado y elongado, este único participante volvió sobre sus pasos en su coche y comprobó que la cerveza estaba más que helada y que los 'pinchitos' de carne a la brasa eran excelentes. Lo que había supuesto un rato antes.            

3 comentarios:

  1. Este es el tipo de recorridos que a mí me gustan, sin agobios, sin mirar tiempos, ni cambios de ritmo, etc, etc, en una palabra DISFRUTANDO de un paisaje lleno de naturaleza. Compae correr por nuestra Vega no tiene precio.
    Aunque siendo sincero ,lo que más me ha gustado es el broche final a tu recorrido, esa cerveza fresquita con tu pinchito , en un chambao de los de tó la vida.TU SI QUE SABES. Un fuerte abrazo, pásadlo bien.

    ResponderEliminar
  2. Compae, ese chambao me recordó a aquel de afamada historia que tú y yo dirigimos en las fiestas de Zujaira hace lustros, siendo tu y yo casi unos impúberes. Haz memoria... Te mandaré un mensaje de territorios vascongados.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...