Páginas vistas en total

domingo, 23 de septiembre de 2012

CINE: UN LUGAR DONDE QUEDARSE (IT, 2011)


Tenía verdaderas ganas de visionar esta extraña película protagonizada por el camaleónico Sean Penn, en la que interpreta a una antigua estrella del pop (según dice el propio personaje en la película) -si bien en todas las sinopsis aparece como estrella del rock-. De todas formas, la música siniestra puede encajar en varios géneros, todo dependerá del enfoque instrumental. Pero no es una película de género musical. En absoluto. Tan sólo un breve 'cameo' del propio músico británico David Byrne, coautor de la banda sonora, además. 
Cheyenne, el músico gótico, alcanza casi los 60 años, si no los tiene ya, y vive casi jubilado en una mansión dublinesa con la independencia económica que le ofrece sus derechos de autor, sus años de estrella internacional. Además sigue fiel a su estética gótica, la misma que ha llevado desde la adolescencia y por la que es conocido por su público en calle, aspecto que causa reverencia en éste -generalmente adolescentes más perdidos que una pava en un garaje- y asombra e, incluso, hilaridad en el resto de los ciudadanos normales, esos que escuchan a Mariah Carey o Jennifer López, no sé, por poner tan sólo dos ejemplos de música antagónica a la que hacía el afamado músico gótico en sus años.   
Pareciera que su vida es rutinaria: hace el amor con su mujer -protagonizada por la extraordinaria Frances DcDormand, la entrañable policía de provincias de Fargo-, va a comprar con su peculiar carrito de compras con su particular forma de andar, acude al centro comercial con su particular amiga adolescente, se expresa con esa exclusiva cadencia de voz gótica, pero parece aburrido o deprimido. Quizá ya nada le interesa en lo material, en cuanto a seguir triunfando en el mundo de la música, si bien un hecho luctuoso -la muerte de su padre- le hace ponerse en acción, que es un decir, para ser tan pusilánime y tan vuelta de todo. 
¿Esperaba más de esta película? Sí y no. Lógicamente, dada la caracterización del personaje que protagoniza Sean Penn, no podía ser una película normal, si bien el guión nos lleva por derroteros que, en un principio, pueden parecer ilógicos: la búsqueda de la identidad, de la infancia, del niño que jamás ha crecido. 
Al margen de la película, me atrevería a decir que existe 'otra película', que es la protagonizada en particular por Sean Penn. Seguramente el aun joven director italiano Paolo Sorrentino, con sus cinco largos en su haber, no calibró muy bien que llamar a Sean Penn es llamar a un actor que puede tragarse el guión, la dirección y al resto de actores de un sólo trago y sin despeinarse. Es todo un portento de la interpretación, una naturaleza salvaje del cine. Suerte que ha existido el contrapeso de Frances DcDormand. Un papel de músico gótico ochentero excesivo para esta película, en el que el director norteamericano ha puesto toda el alma, que es lo que suele hacer en cada una de las películas que interpreta. Seguramente, un director más experimentado hubiera hecho un contrapeso más razonable, pero probablemente que no le hubiera salido tan bien la estética gótica dirigida por el director italiano. No sé, un mar de dudas que te plantea esta curiosa película que, aunque sólo sea por lo que disfrutaremos de la interpretación de Sean Penn en su peculiar personaje  y por sus comentarios lacónicos y surrealistas ya merecerá la pena ver esta proyección a la que le doy mucho crédito por la interpretación de Sean Penn, por la rara temática y porque no es una película más. Sin duda, es distinta a lo que se suele ver hoy en día. Haréis bien en verla. 

1 comentario:

  1. Banda sonora excepcional.

    Aunque aisladas y genéricas,conmovedoras reflexiones.

    Genial el papel de pocas palabras y arranques emocionales que sacan a Cheyene de su planisima forma de estar.

    La historia: original. Sí sí, original. Nos han acostumbrado a peliculas de acción o drama, terror o comedia, amor u odio... pero pocas peliculas narran algo tan "vulgar" y aun así gustan. Eso ultimo tal vez se consiga gracias al protagonista, actor favorito para muchos, pero aun sin esa justidicacion la pelicula es de esas cintas del corte de moneyball, o te encantan o las odias.

    y a mi me ha gustado =)

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

NADA HAY ESCRITO SOBRE GUSTOS LITERARIOS

   Hace unos días acudí al FNAC del Centro Comercial Nevada de Granada, y a pesar de que no había apenas clientes porque era un día de sem...