Páginas vistas en total

viernes, 17 de agosto de 2012

SOBRE LA INMIGRACIÓN ILEGAL

He comenzado un artículo sobre la inmigración ilegal para enviarlo a Ideal y a pesar de que ya supera las 500 palabras -entre las 500 y las 700 palabras, sería lo correcto-, no consigo darle forma, no me satisface. 
Y no me satisface porque cada vez quiero hacer los artículos más coherentes con mi pensamiento, al menos los que traten de temática social y política, porque los de  corte más literaria es otra cosa. Lo releo una y otra vez y veo que adolece de lo más esencial de mi pensamiento y, por otra parte, tampoco quiere darle un contenido que pudiera llevar a equívocos, que vivimos en un país en el que la apariencia cuenta más que la esencia y pareciera que existiera un tabú sobre determinados temas como la monarquía, las prebendas de los políticos o, éste, el de la inmigración ilegal. Como si no se quisieran afrontar estos temas con seriedad y rigor. 
Pero este es mi blog y no repararé en decir lo que pienso -al tiempo a que os animo a que vosotros también lo hagáis- sobre este asunto en el que existe tanta hipocresía. Intentaré razonar. 
Y viene a cuento este asunto por la reforma legal del gobierno del PP en el que se prohibe prestar asistencia sanitaria a los inmigrantes ilegales, a menos que tengan un póliza que cuesta al año unos 700 €. Pero ocurre que como todo lo que hace el PP, esta reforma la pretende meter a las bravas, sin haber explicado antes ni a ciudadanos ni a Administraciones Públicas, qué se quiere conseguir con esta medida. Y, claro, las autonomías levantiscas del PSOE y nacionalistas no han esperado ni un minuto para manifestar que no acatarán la norma, más por llevar la contraria que por otra cuestión, porque el problema de inmigración ilegal también lo tienen muy marcado -los casos de Andalucía y Cataluña son particularmente severos-. 
Y lo que no ha sabido explicar el PP es que no es tan sólo un asunto de ahorro, ya que no son más de 150.000 personas las que están en esa situación, sino de ejemplaridad y fomento de una política que rompa el efecto llamada y posibilite que el inmigrante ilegal comprenda que no le es posible vivir permanentemente en esta situación en nuestro país. Ni a los que están ni a los que se esperan en los próximos años. Tampoco han explicado que las normas comunitarias van en ese sentido. Ojalá los recursos fueran ilimitados, pero no lo son y por ese motivo el estado de bienestar está haciendo aguas, porque éste ya no se sostiene a pesar de la enorme presión fiscal de los países occidentales.   
Efectivamente, en los países de nuestro entorno, las normas contra la inmigración ilegal son incluso más severas. Es más, en materia sanitaria, países como Francia, Alemania, Austria, Irlanda y otros muchos más, exigen el pago del servicio sanitario antes de atenderte, con independencia de que pertenezcas a un país de la Unión o no. Te dan tu factura y con ella podrás conseguir el reembolso en tu país, pero antes has de pagar a ellos. Es más, en Alemania, por ejemplo, en algunos centros sanitarios solo admiten el pago en efectivo. Ni parir te sale gratis. Luego ¿Por qué en España procedemos de esta forma? ¿Qué pretendemos, ser el hospital del mundo? ¿Tenemos recursos ilimitados para atender a toda la inmigración ilegal que podría llegar a España si se produce el efecto llamada? Observen, las últimas medidas de Grecia en ese sentido.
Políticos populistas como el impresentable Zapatero y el inservible Chaves y toda la reata sociata propiciaron esta política, y de aquellos barros estos lodos. Pero no fuero los únicos, también la propiciaron políticos del PP y muchos nacionalistas. Ellos propiciaban esta política buscando un rédito electoral futuro, pero es fácil llegar a la conclusión que erraron el tiro como en tantas otras cosas. Incluso plantearon que los ciudadanos marroquíes pudieran votar y ser elegidos en las elecciones municipales, claro, ¡a cambio también nosotros podríamos hacer lo mismo en su país, cumpliendo con el principio de la reciprocidad que rige en derecho internacional público ! Lo que faltaba.  
Soy consciente de que en todo este asunto existe un trasfondo humano. Dicho esto, me parece ridículo que se deje morir a una persona -sea inmigrante ilegal o no- en las aceras. Eso jamás debería pasar, pero sí habría que poner todo el empeño para que se regularizara esta situación antes de que se llegara a un colapso. Y esa regularización pasa por la propia regularización del propio inmigrante ilegal que, en los tiempos en los que estamos, ha de pasar necesariamente por poseer un puesto de trabajo, algo harto improbable tal y como está la situación en España. De lo contrario, estaremos posibilitando la inmigración social, no la laboral y, ya digo, el peligroso efecto llamada. Lo realmente obsceno y poco edificante no es en sí la medida de negar asistencia sanitaria a quien no está regularizado, lo realmente obsceno es que existan 150.000 personas pululando por nuestras calles sin oficio ni beneficio, muchos de ellos explotados en la economía sumergida, otros vendiendo en las calles lo que pueden, con un ojo en sus productos y con otro en la policía, mientras que otros sobreviven atendidos por las onegés y Cáritas. En relación con esto cada día es más preocupante la mendicidad en las calles y los semáforos de nuestras ciudades de inmigrantes ilegales, que sacrificaron todos los ahorros de su familia para venir al 'dorado' y ahora comprenden que esto no es como se lo pintaban, pero, claro, es mucho mejor opción ser mendigo en España que volver a su país en el que, probablemente, la hambruna, las guerras o la falta de oportunidades sea la opción que les tocaría vivir. Sólo ganaron las mafias que les transportaron.   
Para colmo España posee una de las legislaciones más blandas en cuanto a entrada de inmigración legal, siendo, como es, la puerta de Europa desde África. Esas normas blandas -que no existen en otros países de nuestro entorno- apuestan por la protección de menores, algo que las mafias saben y utilizan -en ocasiones con el beneplácito de los propios padres. En ese sentido, la propia Junta de Andalucía ha tenido que denunciar a padres marroquies por fomentar el traslado a España del hijo menor-, y de mujeres embarazadas. Esos dos sectores están siendo filones para estas mafias y seguirá así mientras no cambie la legislación. El resumen final será que el asunto de la inmigración en el futuro irá a más y el PP seguirá dando palos de ciego por no coger el toro por los cuernos. Tampoco ayudan los políticos de los demás partidos que en este asunto, como en otros, utilizan mucha batería demagoga.

       

10 comentarios:

  1. Ilegal no sé, pero que venga una persona de Senegal a hacer turismo, por lo legal, es IMPOSIBLE.

    La pregunta es: ¿queremos una sanidad gratuita o no? Porque dependiendo de la respuesta a pregunta podremos empezar a debatir las siguientes cuestiones.

    ResponderEliminar
  2. Es lo absurdo de todo esto. Venir de determinados países siempre va a estar bajo sospecha, y es injusto. Tú lo has planteado Álter, es ésa la primera pregunta que deberíamos hacernos a lo que yo añadiría: ¿Sanidad gratuita universal, sí o no?

    ResponderEliminar
  3. Creo que si debemos tener una sanidad gratuita pero no universal.
    No debemos ni ser el Hospital gratuito del mundo ni el punto de llegada de todos los parias en busca del estado de bienestar que los mantenga. Bastantes mantenidos y subvencionados-politicos, monarquía,subsidiados de por vida- tenemos en nuestro país para que encima acojamos a más criaturas.
    Tampoco estoy de acuerdo con la asistencia sanitaria gratuita o no al secuestrador etarra Bolinaga.
    Si está en fase terminal, que lo manden al Dr MONTES!!!!
    Mi postura con respecto a la inmigración legal o ilegal es muy clara y tajante, sobran muchos, hay que expulsarlos, empezando por los que delinquen, por los que no se adaptan a nuestra cultura e intentan imponer sus obsoletas religiones y terminando por todos los que no demuestren fehacientemente su adaptación laboral y una aportación a la seguridad social que los haga merecedores de los derechos de cualquier ciudadano.
    SaludoSS

    ResponderEliminar
  4. Sí, hay que aceptar la realidad de que España no puede jugar ese papel de universalidad sanitaria. Sí lo podría hacer si los ciudadanos aceptan una mayor subida de impuestos, pero no creo que esté la cosa para eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sé que tú has hablado de esto antes de que llegara la Crisis, Alter, pero lo que es inadmisible es que después de haber explotado a los inmigrantes hasta la saciedad, de forma que fueron parte de aquel milagro económico español, y mientras se les sigue explotando en los invernaderos, por ejemplo; ahora se les niegue algo tan básico como la sanidad.

    Habrá que recortar, cierto. Pero habrá que determinar por dónde se empieza. Y no creo que deba ser por la sanidad.

    ResponderEliminar
  6. K se les ha explotado, a cuantos? Cuantos han venido a vivir subsidiados y mantenidos sabiendo k esto es o era un chollo? Cuantos han venido a aprovecharse d la blandura y permisividad d nuestras leyes para campar a sus anchas?la respuesta a la primera pregunta a bastantes menos d los que dicen, a las demas a muchos,demasiados . Sigo pensando hace igual que 15 o 20 años, expulsion de todos los que supongan un euro de gasto a la hacienda publica y tenian que haber impedido la entrada desde hace mucho, que ni somos ricos ni tenemos para repartir. Estamos en la ruina. SALUDOss.

    ResponderEliminar
  7. Estimado amigo, no sabes la alegría que me da con ese reto de 50 artículos x 50 días. Leerte es un placer.
    Yo pienso que se debe de atender a todos los emigrantes con o sin papeles. Pero no al guiri que viene ha operarse por la cara, a por la prótesis de cadera o de rodilla o a operarse de cualquier dolencia no emergente y que le cuesta la pasta en su país.
    Siempre debe de estar este país con los colectivos mas marginales, no debemos de olvidar que éstos son los que han hecho el trabajo sucio que nosotros no queríamos y ahora queremos.
    El PP, el partido de los mentirosos, va a acabar con todo el bienestar social. Aquí nada mas que van a vivir y estudiar los ricos, que gentuzas amigo, que gentuzas

    ResponderEliminar
  8. Pa gentuzas, gentuzas, los sociatas, zp, pajines , de la vogue y la banda de la Junta que han llevado a esta ruina con vuestra aquiescencia y consentimiento, para que en 8 meses hagáis responsables a éstos de la ruina que tenemos.
    A ver si escribimos menos tonterías!!

    ResponderEliminar
  9. Bueno, bueno, calma. Yo sabía que escribir sobre este tema sería resbaladizo; de ahí, que comenzara diciendo que no me salía nada para Ideal, por su complejidad.
    No se trata de demonizar a nadie, ni a ilegales ni a legales, ni tampoco -ya me conocéis- se trata de un discurso absolutista sino una línea de reflexión que intenta basarse en el sentido común y no en ideología alguna, que ninguna falta hace en asuntos humanitarios. Lo que defiendo es que la sanidad gratuita a inmigrantes irregulares va a provocar -ya está provocando- un efecto llamada, principalmente, organizado por las mafias de inmigración, que no va a beneficiar a nadie. Ni a quienes están aquí, legal o ilegalmente, ni a los ciudadanos españoles. El asunto de la sanidad universal no puede seguir existiendo, sencillamente, porque no existen recursos y todos sabemos que cuando un pequeño pastel es masivamente repartido, al final hay ostias por conseguir un trozo ¿Queremos llegar a eso? ¿Queremos llegar a una situación en la que la inmigración ilegal -las mafias, no las personas- ocupen España de manera irreversible para beneficiarse de esa sanidad universal? ¿Queremos que, finalmente, este caos nos salpique a todos? Seguramente diremos NO a todas esas preguntas, luego, no hay más remedio que regularizar este asunto. Optar por una sanidad gratuita a quienes hayan trabajado con nosotros durante los años en los que los españoles parecíamos ricos, pero rechazar contigentes de una inmigración futura que sólo llegará para buscar las virtudes de un Estado de Bienestar gratuito, sin otras contraprestaciones, ya se encargaran las mafias de ello.
    No es de recibo que cada más jóvenes españoles tengan que emigrar a otros países, donde les darán sanidad semigratuita si tienen contrato, mientras que en España la inmigración ilegal siga creciendo sin necesidad de que ni tan siquiera tengan contrato de trabajo, porque sencillamente no lo hay.
    Seguiremos escribiendo sobre este complejo asunto. Dando ideas y recibiendo, pero eso sin que, necesariamente, tengamos que insultarnos. Hay que respetar todas las opiniones y si están fundamentadas más aún.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Estimado amigo José Antonio, siento que en esta entrada tan buena y reflexiva, haya provocado cierto malestar. Pero es solo una opinión, quizás sobra lo de gentuzas, y lo retiro si alguien se ha ofendido. Pero en la política hay de todo, buenos, malos, honrados y chorizos, pero no hay que negar que han sido engañado muchos votante del Rajoy. No voy a mentar todas sus mentiras ya que son muchas, pero que han mentido eso nadie lo duda.
    Saludos cordiales, incluso para Alfredo.
    Paco Montoro

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...