Páginas vistas en total

miércoles, 18 de julio de 2012

EL PP, EL PARTIDO DE LA AUSTERIDAD




Cuando el pasado lunes un compañero indignado me envío la resolución del BOE en el que se publicaba la resolución  que aprobaba las exageradas cantidades con que se financia por parte del Estado a los partidos políticos con representación parlamentaria en el primer trimestre de 2012, lógicamente, me costó salir del estupor normal que te causan estos abusos de la partitocracia en la que está sumida este país, un contrasentido en periodo de no crisis y una obscenidad en periodo de crisis. La cifra aprobada superaba los 16 millones de €. Sin embargo, un diario digital, ese mismo día, acabó completando la faena y afirmó que en el primer semestre de 2012 sólo entre el PP y el PSOE se habían repartido la obscena cantidad de 26 millones de € (4.326.036.000 de las antiguas pesetas). La cantidad, lógicamente, es superior, ya que en ese pastel todos los partidos han metido la mano, en proporción a los votos obtenidos. Dicho de otra forma: los ciudadanos somos sobornados y engañados doblemente: en primer lugar por depositar un voto confiando en un programa político que jamás se cumple; en segundo lugar, ayudando con nuestro  voto a que el partido político que nos soborna y engaña, se financie a nuestra costa (se da a los partidos una cantidad determinada por voto, escaño, etc.) 
Ese mismo día -o el anterior- también accedimos a la información sobre el Jet privado, de nombre Falcon, que el PP le alquiló a su líder y a la postre Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy -por el se suele abonar una cantidad aproximada de 10.000 € la hora-, para que pudiera venir a la clausura de su partido en el congreso regional de Andalucía (espero que no se lo hayan cargado al Estado, que en España es posible). Lo suyo hubiera sido que viajara en vuelo regular el sábado para regresar el domingo, pero hubo acojono general en la huestes peperas por la fuerte protesta de empleados públicos que se estaba preparando el domingo por la mañana a las puertas del Palacio de Exposiciones y Congresos de Granada y se adelantó la clausura, algo así como huir como las ratas, en términos más claros.  
Lógicamente, el PP puede costearse ese alquiler -3 horas por 10.000 €= 30.000 €- gracias a los magros ingresos que recibe del Estado que, no olvidemos, sostenemos todos con nuestros impuestos. Luego, el PP pudo costear un avión de lujo para su líder, para que éste pudiera eludir las protestas de aquellos a quienes está asfixiando, gracias a que estos asfixiados dejarán de percibir la extra de Navidad, entre otras cosas, para que el PP se gaste parte de ese dinero en sufragar a su propio partido, con el objeto de, entre otras cosas, igualmente, poder pagar el alquiler de ese avión. Y luego dirán que son razones de Estado, seguridad, compromiso y un largo etcétera de patrañas que en boca de los políticos suenan a cosas muy solemnes pero totalmente farsas y cínicas. Y menos mal que era el partido de la austeridad. 
Desde luego con estas medidas nuestros próceres aceleran a marchas forzadas la mecha en las calles. Allá ellos.  

3 comentarios:

  1. Si sobre esto ya poco más se puede decir. No sé si te ha llegado la información detallada del número de políticos que tenemos en España. No recuerdo el número exacto, pero tan sólo decirte que es el doble que el segundo país con más políticos (Italia) y muchísimo más que Alemania, un país mucho más descentralizado que el nuestro y que por tanto, necesitaría más políticos. Aquí hasta los asesores tienen asesores. Ah, y tenemos más políticos que policías y médicos juntos.

    No hay que decir más. Una vergüenza.

    ResponderEliminar
  2. Sí, tenemos unos 450.000 políticos en todo el territorio nacional, pero sobre recortarles a éstos nada dice Montoro. Es cierto que muchos de éstos -sobre todo concejales de pequeños municipios- apenas cobran nada, pero la gran mayoría son profesionales y cobran entre 3000 y 8000 € mensuales -algunos hasta más-.
    Pero ocurre que a la partitocracia -que es en lo que se ha convertido este país- no le interesa eliminarlos porque, además -como digo en la entrada- de obtener dinero público por la elegibilidad de cada uno de ellos, son una vía de empleo de los partidos políticos y magnífico control de la Administración -de ahí que sobren los funcionarios-. La única manera de que esto acabé de una vez por todas es que se produzca la intervención de Europa, vamos, que decidan otros, que es una solución nefasta para nuestro futuro pero que habría que comenzar ya a considerarla como positiva si sopesamos los pos y los contras.
    ¿Cómo va esa recuperación?

    ResponderEliminar
  3. La recuperación, con prudencia. Estoy acudiendo a rehabilitación de la Salud, por mi compañía. Creo que en 20 sesiones de dolorosos masajes profundos, láser, ultrasonidos y onda corta la cosa dará resultado. Por ahora, mucha bici, tanto que le estoy cogiendo el gusto.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...