Páginas vistas en total

lunes, 11 de junio de 2012

ANTE LA REPRESIÓN, MÚSCULO


Está claro que el dominio del espacio y del mundo sigue centrado en el músculo. Veamos. 
Estamos en tiempos turbulentos y revueltos y se presume que tendremos por delante muchas manifestaciones, mucho cabreo ciudadano y de colectivos, mucho mobiliario urbano roto y, por lo tanto, enfrente, mucho policía antidisturbios y por tanto hará falta mucho músculo tanto en una parte como en la otra del conflicto. De hecho, los antidistubios que son esos tíos de las distintas policías -Nacional y las dos autonómicas: Mossos d'Escuadra y Ertzaintza-, que te vuelan la cabeza de una hostia por dos motivos: a) porque están preparados física y psicológicamente para tal función; b) porque van provistos de buen equipo y porras como para que te pienses ir otra vez a una manifestación. Pero aun así, se han cagado ante los músculos de los mineros asturianos del sector del carbón que, cabreaos como están por los recortes del gobierno en su sector, le han plantado cara a toda una élite antidistubuios de la Policía Nacional y éstos acaban de denunciarles alegando que estos tipos -los mineros- tienen bíceps como para arrancarte la chola de una buena hostia. Algo muy distinto a lo que ocurre con el 15-M -han venido a decir los polis- que sí, que mucho estudio y mucha lectura y mucha teoría postmarxista pero que son unos escuchimizaos, unos cagaos que no tienen ni media ostia (bueno eso lo añado yo como producto de mi imaginación), unos "nenes con gafas" (eso añaden ellos, la policía) que te los llevas para adelante en un suspiro y muchas niñas pijas o feministas que se asuntan nada más verte con esos cascos y esas porras. Pero los mineros son otra cosa. De hecho, en la denuncia que han presentado en el Juzgado de Guardia de Oviedo uno de los agentes decía expresamente lo siguiente:  “Parecía que me había atropellado un camión cargado de vigas de hormigón, con remolque y todo”,
Eso me recuerda muy mucho lo que nos dijo un poli nacional en Sevilla, cuando los empleados públicos de la Junta hicimos la primera multitudinaria manifestación ante las puertas del Parlamento de Andalucía en la que comenzamos a cantar lemas y cancioncillas y como colofón el himno de Andalucía, que no sé yo qué mierda pintaba en aquella función: "Yo esperaba más coraje" -nos dijo el poli en un sevillano muy marcado- "y es que sois demasiado educados", acabó diciéndonos. Y, sí, razón no le faltaba a ese poli bueno porque tal y como están las cosas  y como se van a poner en los próximos meses, habrá que ir dejando ya las consignas más o menos basadas en el buen rollito zetapé e imprimir un poco de más acción -no digo, en absoluto, violencia- porque parece ser que el músculo sigue siendo la referencia y es lo que, al parecer, asusta tanto a polis como a políticos. Así que habrá que volver a sacar las pesas del desván porque la malaleche no hay que entrenarla: ya la tenemos.       

4 comentarios:

  1. Este es uno de los pocos artículos que has escrito sobre la situación actual, en que me he reído leyéndolo, porque no te imagino yo a tí con mala leche y perdiendo las formas....pero bueno supongo que todo tiene un límite. Deberías añadir en tu blog una casilla para poder votar todos los que te leemos, como en facebook, la opción de "me gusta", creo que sería interesante, pues te seguimos muchos, y poco escribimos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues deberíais escrribir más María Dolores que los comentarios son esenciales para nosotros, los blogueros, pero comprendo que lo mismo que muchos de vosotros-as tenéis habilidad para comentar otros muchos (incluso me lo han dicho ellos) son más remisos y lo comprendo a pesar de que me lean a diario.
    No creas, si contara algún día mi participación pasada en manifestaciones os sorprenderían mis idas de olla, algo que estoy pensando seriamente en retomar, tal como están las cosas. Sin embargo, estoy convencido que las palabras son tanbién buenas armas.Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Curioso contraste el que haces entre los gafapastas antisistema y los mineros, jeje. Pues mira, unas cuantas hostias nunca vienen mal, que lo están teniendo muy fácil en algunos casos.

    ResponderEliminar
  4. Los mineros es uno de los colectivos más duros de españa, ya que cuando se reivindicaban y manifestaban en los tiempos de franco, ni el mismisimo franco podìan plantearle cara a dichos mineros, que yo cre0 que como cualquier colectivo están defendiendo el pan de sus hijos, y sus puestos de trabajo, como cualquier trabajador,con la diferencia de que en este colectivo existe una gran unión y un gran compañerismo, cosa que en otros colectivos no existe, un saludo de bootello

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...