Páginas vistas en total

viernes, 25 de mayo de 2012

DE VUELTA AL TORREÓN DE ALBOLOTE




Lo he escrito en alguna ocasión: cuando llega el periodo de pruebas con múltiples subidas, siempre acudo al Torreón. Un momento temido y deseado a partes más o menos iguales. La perspectiva que uno tiene del Torreón de Albolote cambia con los años, principalmente si ya has subido al Veleta. Pero aún así, nunca deja de sorprenderme y estimularme porque a pesar de que no se trata de una subida de muchos kilómetros, éstos son intensos y te permiten comprobar en poco tiempo cuál es tu forma actual. Una subida que rompe el corazón. Además, cuenta con una serie de ingredientes muy originales. Corres con la sensación en la piel de que lo estás haciendo por ignotos lugares de monte y el premio que recibes cuando culminas la primera "pared" es el inigualable olor a pino silvestre, que junto al olor a tierra recién mojada forma parte de los aromas de nuestra vida. Sigues subiendo y van apareciendo las primeras hermosas vistas del Pantano del Cubillas, que desde allí se asemeja a una balsa grande, los pueblos de alrededor y finalmente la ciudad de Granada, coronada por Sierra Nevada aún con nieve en este mes. Miras al norte y compruebas que la ubicación que eligieron los árabes no es casual porque contemplas nítidamente el Castillo de Moclín -cuya subida haré en breve- y al sur la fortaleza de la Alhambra, además de unos cuántos torreones similares a éste, esparcidos por doquier. Todo eso lo contemplas en su plenitud como justa recompensa al final del trayecto, justo en el solar que ocupa el propio Torreón árabe. La bajada también es bella porque saboreas con mayor goce todo lo que has subido minutos antes. 
Y lo mejor de todo es que una vez has hecho el test y consideras que estás más o menos en forma, saboreas esa ruta durante varios días y quieres volver a repetirla.  Esa es la magia que tiene este lugar tan natural y con tanta historia.              

4 comentarios:

  1. Si es que tienes que probar el trail, hombre, te encantará correr oliendo a naturaleza.
    A mí también me gustaría subir al torreón en breve, porque es una subida corta pero mortal, de las que afinan. De hecho, es posible que esta tarde acuda allí o bien a la ermita de los 3 Juanes. El domingo tenemos faena.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya me dirás una prueba de trail, asequible para empezar, y la hago que mucho me temo me va a gustar!!!!

    ResponderEliminar
  3. Próximo 24 de junio, trail nocturno (necesitarás frontal) en Pradonegro (Sierra Huétor). Unos 15 kms. Parece asequible.

    Y para engancharte del todo, debes incluir en tu calendario el trail de la sierra de Huétor, que es a finales de marzo. 24 kms, con buenas rampas, pero corrible, y sin dificultades especiales.

    Veo que hiciste cuestas ayer. Yo opté por 12 kms llanos, me vi cansado y con vistas a la prueba del domingo, creo que hice lo mejor. Esa carretera de Tiena curte.

    ResponderEliminar
  4. ¿Un Trail nocturno? A ver si nos vemos mañana y me cuentas. Por cierto, he leído el artículo que me envíaste de Sampedro y sí, me parece lúcido y fuerte, además de completamente cierto, pero no parece que sea su estilo, ya que es un escrito agresivo y este hombre es elegante, incluso, en la crítica, ¿cómo lo ves?

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

IDEAL: DE QUÉ HABLA MURAKAMI CUANDO HABLA DE ESCRIBIR (24/8/2017)

No hace mucho llegó a las librerías un nuevo libro del escritor japonés Haruki Murakami. Sin embargo, no se trata de una novela, género ...